septiembre 23, 2021

Locura Stereo Radio Tv Online

Radio Televisión Online desde Machala – Ecuador

Paúl Granda, exdirectivo del IESS: Si se dice que me reuní con Dalo Bucaram y a él ya lo sobreseyeron, ¿por qué a mí me llaman a juicio?

Defensa del expresidente del Consejo Directivo del IESS señala que el proceso en su contra es injusto y que hubo violaciones al debido proceso.

Defensa del expresidente del Consejo Directivo del IESS señala que el proceso en su contra es injusto y que hubo violaciones al debido proceso.

Algo no cuadra en la teoría del caso que maneja la Fiscalía, afirma el expresidente del directorio del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), Paúl Granda López: si lo acusa de formar parte de una estructura criminal para entregar ilegalmente contratos para insumos en hospitales de la institución en Guayaquil porque supuestamente tuvo una reunión con el político Abdalá Bucaram Pulley -en un hotel de la ciudad- pero a este el juez Ronald Guerrero ya lo sobreseyó (o sea que lo liberó de culpa), ¿por qué a él lo llamó a juicio?

Pues porque hubo “presiones”, asegura Granda, basándose en conversaciones que dice haber tenido con los investigadores de la Fiscalía. “¿De quién? No nos dijeron. Pero tal vez fueron de las mafias o de aquellos de los que nosotros mismos denunciamos por actos de corrupción”.

Según la Fiscalía, desde su alto cargo, Granda “habría favorecido” la suscripción de convenios de pago (formas de contratación) a proveedores en el IESS. Pero el exfuncionario afirma que la institución no tiene pruebas de ello, y que así lo demostrará en la audiencia de juzgamiento.

Esta diligencia estaba prevista originalmente para el pasado 14 de junio, pero no se instaló. El Tribunal de Garantías Penales que tratará el caso, integrado por los jueces José Francisco Dávila, Dora Vargas Troncoso e Isabel León Burgos, todavía no fija fecha y hora para la nueva audiencia. En el caso, aparte de Granda, están procesadas otras once personas: Jacobo Bucaram Pulley, Daniel Salcedo, Noé Salcedo, Luis Jairala, Jorge San Lucas, Karina Cadena, Pablo Mendoza, Jorge Henriques, Federico Zenck, Susana Mera y Javier Jordán.

Y además de Abdalá Bucaram Pulley fueron sobreseídos, en mayo pasado, su esposa Gabriela Pazmiño y su hermano Michel; y Stéfano Adum. La Fiscalía presentó una apelación que fue negada por el juez Guerrero por considerarla extemporánea, pero luego planteó un recurso de hecho para insistir en su pedido, que aún no tiene respuesta.

Juan Carlos Salazar, abogado de Granda, explica que el proceso es “injusto”. Y lo sustenta en dos hechos clave.

Primero, que los convenios de pago se habrían suscrito entre el 2016 y septiembre del 2018, y Granda llegó al IESS como delegado del expresidente Lenín Moreno en diciembre de ese año.

Segundo, que el Consejo Directivo del IESS no tiene entre sus atribuciones la firma de contratos. El artículo 115 de la Ley de Seguridad Social señala que los hospitales son autónomos administrativa y financieramente.

“El único funcionario de alto rango vinculado es Granda, y esa vinculación es incorrecta e indebida, tanto por los tiempos como por los roles que él tenía en la institución”, dice Salazar, quien agrega que también se irrespetó el debido proceso, ya que se acusó a su cliente cuando faltaban 22 días para el cierre de la instrucción fiscal, pero la norma dice que debe tener al menos 30 días para defenderse.

Una de las pruebas presentadas por la Fiscalía es la bitácora de visitas a un hotel de Guayaquil que daría cuenta de una reunión entre Granda y Dalo Bucaram, además de algunos de los procesados, para hablar de los contratos otorgados supuestamente con sobreprecios.

El abogado del exfuncionario del IESS objeta la validez de ese documento. Dice que este registro fue manipulado y alterado, y los guardias de seguridad no pudieron reconocer a Granda cuando los fiscales les mostraron fotografías de su rostro.

Pero, agrega, “si es que eso (la reunión) fuese verdad, allí había dos personas, y Abdalá Bucaram Pulley tiene sobreseimiento, es decir que no tiene vinculación con la delincuencia organizada, ergo no tiene nada de ilegal (que se hayan reunido) porque estaba con alguien que no tiene nada que ver con la estructura criminal”.

Granda recordó que el juez Guerrero sobreseyó a los hermanos Bucaram, a Pazmiño y a Adum argumentando que una relación de amistad no necesariamente genera una vinculación para una estructura criminal y que la bitácora de un hotel no es prueba suficiente. “Pero con ese mismo argumento el juez me llama a juicio diciendo que en la audiencia se deberá discutir si es un elemento contundente o no… Con la misma vara se tomaron decisiones totalmente distintas, lo que demuestra que el juez no actuó con objetividad”, refirió.

Amigos, familiares y allegados al expresidente del Directorio del IESS, Paúl Granda, hicieron el mes pasado un plantón en los bajos de la Corte Provincial de Justicia de Azuay, exigiendo que se declare su inocencia en el presunto delito de delincuencia organizada. Foto: Johnny Guambaña

¿Pero hubo o no hubo la reunión con Dalo? El exfuncionario dice que sí, pero no en ese lugar ni para tratar temas indebidos. “Como lo he dicho públicamente, con Bucaram me reuní por delegación del expresidente Moreno para tratar temas políticos, pero no en ese lugar, como se afirma tendenciosamente. Ocurrió en la coyuntura de las elecciones seccionales cuando se discutían candidaturas y apoyos políticos, me pidieron que ayude a armonizar diferencias que existían”.

Al momento Granda cumple arresto domiciliario en su departamento ubicado en el sector de Tumbaco, una parroquia rural de Quito. Pero hace unos días pidió que se le permita trasladarse a la casa de su padre, en la capital, para arrendar el lugar y así obtener ingresos ya que señala que no ha podido laborar a causa de la medida cautelar. Su esposa e hijos tenían previsto regresar a Cuenca, su ciudad natal, este fin de semana para quedarse en casa de sus suegros.

La familia del acusado inició una campaña para exigir justicia. El pasado 15 de junio realizaron un plantón en Cuenca; el próximo será el 21 de julio, en Quito; y habrá otros en diferentes ciudades del país.

Fuente: EU

A %d blogueros les gusta esto: